Colegio de Médicos e instituciones gubernamentales anuncian medidas para frenar muertes en carretera

Colegio implementará un curso para certificar a los médicos que realizan los dictámenes de licencia

Información y Fotografía: Ministerio de Obras Publicas y Transportes

La cantidad de personas fallecidas, lesionadas y discapacitadas producto de los innumerables accidentes de tránsito, constituye uno de los principales problemas de salud pública del país. Preocupados por esta situación, el Colegio de Médicos en conjunto con el Ministerio de Salud, Ministerio de Obras Públicas de Transporte a través del Consejo de Seguridad Vial, Policía de Tránsito y Educación Vial; el Instituto sobre el Alcoholismo y Farmacodependencia IAFA y el Instituto Nacional de Seguros INS, emiten una alerta en virtud de las profundas implicaciones personales, familiares, sociales y económicas que generan los accidentes.

La alerta es producto del análisis del Comité de Medicina de Tránsito del Colegio de Médicos, sobre la morbimortalidad en Costa Rica con relación a los accidentes de tránsito.

De acuerdo a un estudio sobre mortalidad, el cual utilizó los datos oficiales del Instituto Nacional de Estadística y Censo INEC, en los últimos 17 años, los accidentes de tránsito constituyen la primera causa de muerte entre la población económicamente activa; en promedio a diario mueren tres personas. Lo más preocupante es la tendencia creciente que muestran las cifras; en los últimos siete años se reporta un crecimiento de 33 muertes por año; de continuar esta tendencia para el año 2022, podrían registrarse más de 1.000 muertes por accidentes de tránsito cada año.

Por otra parte, en un estudio con cifras del INS, solo el año anterior, se atendieron 35.843 lesionados a causa de estos accidentes, donde el 53% de ellos, viajaba en motocicleta.

Sumado a los decesos, las instituciones llaman la atención por su impacto emocional en las familias y personas lesionadas y los enormes costos para la economía global del país, “Además de realizar esta alerta, trabajamos en medidas con el objetivo de colaborar para que no solo se frene la cantidad de fallecimientos en carreteras, sino que además, se reduzcan estas lamentables cifras”, explicó el Dr. Andrés Castillo Saborío, Presidente del Colegio de Médicos.

Para minimizar esta situación, el Colegio de Médicos implementará un curso para certificar a los médicos que realizan los dictámenes de licencia. En el curso estudiarán las características de los vehículos correspondientes para cada tipo de licencia, arquitectura y desempeño; analizarán las condiciones humanas como enfermedades crónicas y cómo estas afectan la capacidad de conducir e instruirá al médico sobre las adaptaciones vehiculares disponibles para que personas con alguna condición específica, puedan conducir y que no impida que manejen de forma segura.

El curso de certificación dará inicio el presente mes y es obligatorio para todos los médicos que realizan dictámenes de licencia. El Colegio emitirá un transitorio de tres meses, tiempo que tendrán los profesionales para completar el curso; una vez que concluya el transitorio, únicamente los médicos certificados estarán acreditados para realizar los dictámenes para la licencia.

Medidas de las entidades gubernamentales

Sumado al llamado realizado por el Colegio de Médicos, las instituciones gubernamentales también alzan la voz.

“Para el Consejo de Seguridad Vial la formación y reeducación de los actuales conductores es una prioridad, por lo que se ha desarrollado un programa llamado Empresas Seguras, que pretende generar cambios a lo interno de las empresas, trabajando directamente con los operadores de equipo móvil temas tales, conducción bajo los efectos del alcohol, conducción temeraria y los principales alcances de la Ley de Tránsito, esto con el fin de gestar mejoras a lo interno de la empresas incorporadas y trasladando los beneficios a las familias y a las comunidades de cada uno de los colaboradores”.

“Gracias a un acuerdo entre el COSEVI y el Colegio de Médicos y Cirujanos, las empresas incorporadas contarán ahora con una serie de capacitaciones que involucrarán a los médicos de cada empresa, para abarcar temas como atención primaria en caso de accidente de tránsito, alcoholismo y drogadicción, así como alcances y tratamiento a colaboradores”, explicó Cindy Coto, Directora Ejecutiva, COSEVI.

El Instituto Nacional de Seguros (INS), siguiendo las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud, ha reorientado los servicios que brinda a través de su Red de Servicios de Salud, con un enfoque que promueve una cultura de prevención, con médicos generales y especialistas, medicamentos e implementos médicos de la más alta calidad, el fortalecimiento de la infraestructura de los centros médicos y con la mejor “Tecnología Médica” del mercado, en procura de la más completa y oportuna recuperación de la población asegurada.

De igual manera, promueve una cultura de prevención de accidentes viales, que permita una movilización segura en nuestra sociedad, con actividades masivas en las principales zonas de mayor incidencia de muerte en carreteras y con un enfoque que busca resaltar los valores, principios y conductas que permitan la sana convivencia en las carreteras.

Adicionalmente, el INS desarrolla el Programa Líderes de la Prevención, dirigido a escuelas y colegios de todo el territorio nacional, con énfasis en seguridad vial y orientado a formar estudiantes con valores y principios básicos para una sana convivencia en los diferentes roles que desempeñan en carretera.

Desde el 2015, el IAFA forma parte de la Alianza Nacional para la Seguridad Vial (ANSV), que, junto con otras instituciones públicas, organizaciones privadas y agrupaciones ciudadanas, promueve la conducción responsable desde varios ámbitos: educación vial, comportamiento responsable al volante, formación de docentes, política pública en seguridad vial, entre otros. Por su parte, el IAFA, ha impulsado una estrategia de comunicación para reducir la accidentabilidad donde medie la dualidad del consumo de alcohol y manejo de vehículos mediante la campaña “Dejá las Llaves”, una propuesta basada en el enfoque de reducción de daños, una acción pragmática que recomienda a los conductores a no utilizar sus vehículos si saben que van a consumir alcohol.

Esta estrategia fue diseñada específicamente para público joven de 18 a 25 años, población que, de acuerdo a las investigaciones, presenta abuso en el consumo de alcohol y accidentabilidad y mortalidad en carreteras. Tiene un enfoque participativo donde los amigos y familiares forman parte de la acción. Esta campaña estará activa durante el segundo semestre del 2018 y principios de 2019.

Por su parte, la Dirección General de Educación Vial reforzará el trabajo interinstitucional entre el MOPT, MEP y COSEVI, para que a través de los docentes, éstos capaciten en sus aulas a los estudiantes sobre educación vial, para que esta sea valorada como una materia independiente dentro de la malla curricular costarricense y con ello, se logre bajar en gran medida, el flagelo de la accidentabilidad en carreteras costarricenses.

Dicha labor comenzó en centros educativos de la gran área metropolitana, Limón y Guanacaste y este año se espera expandir hacia zonas como San Carlos, Zona Sur, Guápiles y otras regiones del GAM.

Como parte de los objetivos de desarrollo sostenible (ODS), el Ministerio de Salud en coordinación con MIDEPLAN, INS, Caja Costarricense del Seguro Social CCSS, Poder Judicial, COSEVI e INEC con el apoyo de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), han venido desarrollando una estrategia para mejorar los sistemas de información sobre morbilidad y mortalidad de los accidentes de tránsito, a fin de tener una base científica adecuada que permita establecer las medidas de vigilancia y control necesarias para orientar los programas de las instituciones y organizaciones del país dirigidas al control del impacto de los accidentes de tránsito del país.

El anuncio de estas acciones representa el inicio del trabajo en conjunto de estas instituciones, las que darán seguimiento a las acciones y resultados, con la finalidad de contribuir a disminuir el impacto de los accidentes de tránsito.