Hospital Max Teran de Quepos , coloca por primera vez un Marcapasos transvenoso

Información y Fotografía: CCSS

Un equipo de funcionarios especializado en Medicina y Enfermería realizó con éxito por primera vez en el hospital Max Terán de Quepos, la colocación de un marcapasos transvenoso, con el propósito de normalizar, transitoriamente, la frecuencia cardiaca de una paciente en esa región del país.

De acuerdo con la doctora Katherine Miranda, médica especialista en Emergencias de ese establecimiento de salud, se trata de un procedimiento que permitió regular las pulsaciones en una paciente adulta mayor de 73 años, con historia clínica de hipertensión, diabetes y cardiopatía, que ingresó al servicio de Emergencias del hospital con un fuerte dolor torácico, sensación de debilidad y un descenso en la frecuencia cardiaca que oscilaba entre los 28 y los 40 latidos, por minuto.

Tras descartar que la irregularidad en las pulsaciones no fuera de tipo farmacológico u otra causa que pudiera generar esa alteración de forma transitoria, así como múltiples intentos por tratar de elevar la frecuencia con medicamentos sin una respuesta exitosa, los especialistas y técnicos que abordaron a la paciente, decidieron hospitalizarla y tomaron la decisión colocar el marcapasos transvenoso, ante el elevado riesgo que comprometía su vida.

Según la doctora Miranda, el procedimiento consiste en la colocación de una vía central en el cuello guiada por ultrasonido, para insertar un catéter grueso, el cual, lleva en su interior un electrodo encargado de estimular eléctrica y continuamente, el ventrículo derecho del corazón para estabilizar la frecuencia cardiaca.

Explicó que esta técnica constituye una opción terapéutica transitoria, en tanto se coloca el marcapasos definitivo en la paciente, quien tras su intervención permanece hospitaliza en condición estable, y a la espera del cateterismo y colocación del marcapasos permanente, cuya cita ya fue programada para la semana entrante, en el hospital México.

La doctora Miranda destacó que el empleo de este procedimiento en el hospital no solo constituye un impacto de gran beneficio para toda la población usuaria de esa región del país, sino que, además, permite la disminución de exposición a riesgos y costos por traslados de pacientes en condición crítica hacia sus diferentes centros de referencia por área de atracción.

Según la especialista, el éxito de esta intervención no habría sido posible sin el alto nivel de compromiso y anuencia de los funcionarios que distinguen a ese establecimiento de salud y a la fusión de un equipamiento adecuado y recurso humano especializado, producto de esfuerzos que el hospital Max Terán mantiene de forma permanente con el propósito de fortalecer su capacidad de respuesta en beneficio de toda su población usuaria.