No es por ser amargado pero conozcan… Las enfermedades del beso…

#RLINFORMATIVA

 Información y Fotografía: CCSS

“♪ Bésame… bésame mucho…♪”, dice una famosa canción. Los hay para todos los gustos: besos apasionados, besos eternos, besos mentirosos, besos robados, besos comprometedores y besos inesperados. Pero y ¿los besos que enferman?

Juntar una” boca y otra boca” no siempre es tan placentero para su cuerpo, pues en muchas ocasiones reacciona de manera negativa y origina algunos padecimientos de tipo viral y bacterial, debido al intercambio de saliva y al contacto directo de los labios.

Entre los padecimientos más frecuentes que las personas adquieren a través del beso están:

La influenza.

La llamada “Enfermedad del beso” (fiebre de los enamorados), cuyo nombre científico es “Mononucleosis infecciosa”. Dicho mal es producido por el virus “Epstein-Barr”. Entre sus principales síntomas están un malestar general, fiebre e inflamación de las amigdalas o ganglios.

La aparición de ganglios o “pelotitas” muy dolorosas alrededor del cuello y de herpes en la boca.

En cuanto a enfermedades de tipo bacterial están las infecciones y problemas en las vías respiratorias, que por lo general aparecen a los tres o 15 días después del beso.

Para evitar contagiarte de alguna de éstas u otros virus y bacterias, tienes dos opciones:

La primera de ellas, muy difícil de seguir, sería NO BESAR.

La otra es el cuidado y cerciorarse que la otra persona no posea ninguna infección en su boca o cualquier otra parte de su cuerpo. Preguntar es mejor que enfermarte.